Acércate a...

Entrevista a Sonsoles Campuzano

P.- ¿Cuándo surgió su vocación científica? ¿Le influyó alguien de forma especial?

R.- La idea de trabajar en investigación surgió poco a poco durante los estudios de la Licenciatura en Ciencias Biológicas en la Universidad Complutense de Madrid y gracias en parte al ejemplo de algunos profesores muy buenos.

P.- ¿Recibió de joven algún consejo al cual siga siendo fiel?

R.- Un consejo de mis padres: que me dedicara a lo que me gustara (fui muy afortunada al no tener que ponerme a trabajar en algo «rentable»), pero que lo hiciera bien.

P.- ¿Podría resumirnos brevemente su trayectoria profesional?

R.- Al terminar la Licenciatura me incliné por un centro del CSIC para realizar la Tesis Doctoral porque, aunque la práctica de la enseñanza no me disgustaba, así podría dedicarme exclusivamente a la investigación. Realicé la Tesis Doctoral en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO), bajo la dirección del Dr. Juan Modolell, sobre el mecanismo de acción de antibióticos inhibidores de la síntesis de proteínas en E. coli. Para la etapa postdoctoral existía la posibilidad de emigrar al extranjero. Sin embargo, decidí permanecer en España, porque Juan Modolell dio un gran giro a su tema de investigación y me invitó a participar en un tema de trabajo muy novedoso y atractivo, que presentaba numerosos retos tanto intelectuales como metodológicos: el clonaje y caracterización molecular de unos genes implicados en el desarrollo del sistema nervioso de Drosophila melanogaster. La caracterización molecular de genes y vías de señalización implicadas en el desarrollo de Drosophila ha seguido siendo mi campo de trabajo como investigadora independiente.

P.- ¿Cuáles son desde su punto de vista las características que definen a un buen investigador?

R.- Dando por descontado la inteligencia, un investigador se debería caracterizar por su curiosidad, entusiasmo, tesón, prurito por hacer las cosas bien, honradez profesional, ambición, capacidad de comunicación y de interactuar con otras personas, espíritu crítico, humildad para aceptar críticas y ser inasequible al desaliento.

P.- ¿Qué consejo daría a los que ahora inician su carrera científica?

R.- Más que consejos les pondría en antecedentes de las características de esta actividad profesional. Quien se plantea realizar una Tesis doctoral hoy en día debe saber que la actividad científica no sirve ni para enriquecerse ni para alcanzar un reconocimiento social. Antes al contrario. No es un trabajo fácil ni de 9 a 6 sino sacrificado, en el que cada uno se implica más o menos dependiendo de su grado de motivación, pero que proporciona grandes satisfacciones personales. Es muy gratificante plantearse la resolución de un problema, en mi caso la comprensión de un proceso del desarrollo de un ser vivo, la mosca Drosophila melanogaster, y ver cómo, con el trabajo propio y el de otros muchos compañeros, poco a poco vamos sabiendo cómo tiene lugar, es decir, cuáles son las proteínas implicadas, cómo funcionan, con qué otras interaccionan, a qué otras modifican y cómo todo esto se integra a nivel celular para llevar a cabo ese proceso. Por otro lado, la realización de la Tesis doctoral es un periodo de intensa formación tanto científica como personal. Si después de este periodo no consideran apropiado continuar en la investigación o las circunstancias se lo impiden y pasan a dedicarse a otra profesión, la experiencia ganada es imborrable.

P.- ¿Podría describirnos brevemente en qué consiste su línea de investigación actual y cuál es su trascendencia?

R.- Nos interesa entender cómo un organismo alcanza su tamaño y forma finales, y cómo se desarrollan en las distintas regiones diversos patrones morfológicos. Para ello, utilizamos abordajes genéticos y de Biología molecular y celular y Drosophila melanogaster como organismo modelo. Actualmente estamos centrados en el análisis funcional de los proteínas del Complejo Iroquois. Estas proteínas participan en diversos aspectos de la organogénesis, que van desde la especificación de territorios hasta la adquisición de destinos celulares. Además, contribuyen a la formación de bordes organizadores de crecimiento, como el que hemos encontrado recientemente en el epitelio peripodial del disco de ojo. Estamos caracterizando «enhancers» específicos de posición que controlan el patrón de expresión de los genes del C-Iro, las modificaciones postraducción de las proteínas Iro y buscando genes regulados por las proteínas Iro.

Durante la organogénesis, la especificación territorial y la adquisición de destinos celulares están acopladas al control de la proliferación celular, de la apoptosis (que determinarán el tamaño final del órgano), de la adhesión y arquitectura celular (que contribuirán a la forma final del órgano). Estamos analizando el papel que desempeñan en estos procesos dos determinantes apicales, la proteína quinasa C atípica (DaPKC) y Crumbs. Estas proteínas están funcionalmente relacionadas, ya que DaPKC fosforila y activa a Crumbs durante el establecimiento de la polaridad ápico-basal en el epitelio embrionario. Cambios en la actividad de DaPKC y Crumbs en los discos imaginales y en el epitelio folicular ocasionan proliferación excesiva y alteran la forma, adhesión y destino de las células mutantes. Estamos estudiando el estado de actividad de diversas vías de señalización en estas condiciones mutantes, para determinar si la desregulación de alguna(s) de ellas podría dar cuenta de los fenotipos mutantes observados.

P.- ¿Cuál consideraría que ha sido el principal avance científico del siglo XX?  

R.- Es difícil seleccionar uno sólo. Quizás elegiría el desarrollo de las técnicas de Biología Molecular que permiten clonar el material genético y modificarlo a voluntad, y la obtención de animales transgénicos, y en otro ámbito de la ciencia, la conquista del espacio.

P.- ¿Cuál es el avance científico que más le ha impresionado?

R.- El desarrollo de la Internet.

P.- ¿Cuál es su opinión sobre cómo está articulada la carrera científica en España?

R.- No veo que exista una carrera científica como tal. Los investigadores van cubriendo etapas (Predoctoral y Postdoctoral) sin saber casi nunca cuáles son sus expectativas más allá de un par de años.

P.- ¿Qué camino queda por recorrer en Ciencia e Innovación en nuestro país?

R.- Se necesita un apoyo continuado a la investigación básica ajeno a modas y a planteamientos políticos.