Acércate a...

Entrevista a Piero Crespo

P.- ¿Cuándo surgió su vocación científica?

R.- Creo que desde pequeño tuve esa tendencia. Siempre me gustó la naturaleza y abrasaba con “porqués” a mis padres sobre las cosas más impensables. Creo que el detonante final fue cuando murió mi abuelo, de cáncer. Algo misterioso que me aterraba, pero que, al mismo tiempo, me fascinaba.

P.- ¿Le influyó alguien de forma especial?

R.- Tuve la suerte de, con 16 años, conocer en una cena a Severo Ochoa. ¿Qué te voy a contar?, fue apasionante.

P.- ¿Recibió de joven algún consejo al cual siga siendo fiel? 

R.- Déjate llevar por tu intuición.

P.- ¿Podría resumirnos brevemente su trayectoria profesional? 

R.- Estudié Ciencias Biológicas en la Autónoma de Madrid. Hice la tesis doctoral en el Departamento de Biología Molecular de la Universidad de Cantabria, bajo la dirección de Javier León, sobre el papel de la Apolipoproteína E en la ateroesclerosis. Conseguí una beca Fulbright y en 1992 me fui de postdoc a NIH, al laboratorio de Silvio Gutkind, para trabajar en señalización molecular y cáncer. En concreto en la ruta RAS-ERK. A finales de 1996, volví con un Contrato de Reincorporación y saqué la plaza de Científico Titular del CSIC en 1998. Ascendí a Profesor de Investigación en 2008. Y ahora me dedico a firmar papeles y a luchar contra la administración, como director del IBBTEC.

P.- ¿La repetiría en su totalidad? 

R.- En absoluto. Ahora, jamás me plantearía volver a España.

P.- ¿Cuáles son desde su punto de vista las características que definen a un buen investigador?

R.- Tesón, sentido crítico, imaginación, “lateral thinking”, y, en España, un altísimo umbral de frustración.

P.- ¿Qué consejo daría a los que ahora inician su carrera científica?

R.- Que no se dejen arredrar por la actual situación de la ciencia en España. El dedicar tu vida a algo que te apasiona merece la pena, aunque para ello tengas que emigrar. Lo que, por otro lado, viene muy bien para ampliar horizontes, en todos los sentidos.

P.- ¿Podría describirnos brevemente en qué consiste su línea de investigación actual y cuál es su trascendencia?

R.- Actualmente estamos centrados en el estudio de cómo la sublocalización celular regula las señales transmitidas a través de la ruta RAS-ERK y en cómo las diferencias que se observan, en función de la sublocalización, pueden explotarse como estrategias antitumorales.

P.- ¿Cómo ve el futuro de esta área científica?

R.- Por desgracia, ¡hoy en día la ciencia se rige por la moda tanto como la Pasarela Milano!, y las tendencias que estarán en boga dentro de unos años son impredecibles. Pero soy un firme creyenteenque la ciencia guiada por la curiosidad del científico, más que por los dictados de Nature, siempre prevalecerá. Y todavía hay mucho que descubrir sobre la señalización molecular.

P.- ¿Cuál consideraría que ha sido el principal avance científico del siglo XX?

R.- El descifrado del código genético.

P.- ¿Cuál es el avance científico que más le ha impresionado?

R.- La técnica de la PCR: tan simple, tan revolucionaria.

P.- ¿Cuál es su opinión sobre cómo está articulada la carrera científica en España?

R.- ¿Ah, pero la carrera científica en España está articulada?

P.- ¿Qué camino queda por recorrer en Ciencia e Innovación en nuestro país?

R.- Un largo camino de sufrimiento, sudor y lágrimas (sangre, espero que no) hasta que nuestros políticos se convenzan de que en la ciencia y la educación reside nuestro futuro como país avanzado.