Acércate a...

Entrevista a Isidro Sánchez García

P. ¿Cuándo surgió su vocación científica?

R. Tras finalizar mis estudios en Medicina, comencé la especialidad de Hematología y Hemoterapia y durante el transcurso de la misma pude comprobar que el abordaje terapéutico de los pacientes con leucemia se llevaba a cabo sin conocer la etiología de la enfermedad. Por ello, decidí abandonar mi formación como especialista en Hematología y dedicarme a la investigación de la leucemia… ¡¡y aquí seguimos!!.

P. ¿Le influyó alguien de forma especial?

R. En mi vida profesional han influido tres personas. En primer lugar, mi padre y mi hermano que me enseñaron a que me preguntara siempre el porqué de las cosas. En segundo lugar, el Dr. Miguel Cordero, quien me inculcó la importancia de conocer las causas que desencadenan una enfermedad.

P. ¿Cuáles son desde su punto de vista las características que definen a un buen investigador? 

R. Son muchas las características que definen a un buen investigador. En primer lugar y como en cualquier otro trabajo, tiene que gustarte lo que haces. La vocación y la pasión: la investigación requiere de mucho esfuerzo y tiempo, si no te gusta lo que haces nunca llegarás a ser un buen investigador. Hay muchas maneras de investigar: unos quieren dirigir un grupo, otros prefieren un trabajo más técnico, otros no quieren la responsabilidad del jefe pero les gusta dirigir proyectos, etc. Todas las posibilidades desde la etapa predoctoral, postdoctoral, técnico, IPs… todas son necesarias y todas deben estar cubiertas por buenos investigadores. Cada uno tiene que intentar luchar por la posición en la que se siente más cómodo. En todas ellas, como comentaba Arkaitz Carracedo en una entrevista reciente, la actitud es un ingrediente fundamental. La actitud, la motivación, la creatividad, el trabajo en equipo y la perseverancia son factores esenciales. Otra característica clave es el compromiso con lo que estás haciendo: estamos creando nuevo conocimiento para luchar contra enfermedades o mejorar la calidad de vida con nuevas tecnologías, no estamos aquí por egos o sólo para publicar, sino para ayudar, por lo que el compromiso lleva implícito la honestidad, no valen los atajos. Por último, es importante ser positivos. En mi grupo cuando entra alguien con una actitud negativa intento trabajar para que vea la necesidad de cambiarla o no llegará muy lejos, ya que retroalimenta su propia frustración y es muy difícil trabajar con gente negativa, más en un trabajo donde lo habitual es que no tengas el resultado que esperabas o que algo haya fallado.

P. ¿Repetiría su trayectoria profesional en su totalidad? 

R. ¡¡¡Absolutamente!!! Creo que la formación médica es esencial para poder abordar problemas biomédicos de una manera tangencialmente opuesta a cómo la desarrollan profesionales sin dicha formación. Por ejemplo, en el campo de la Oncología hay muchos investigadores que nunca han visto un paciente con cáncer. Esto hace que hablen indistintamente de tumor o cáncer, lo cual es una aberración…. ¡¡¡Es imposible pintar un árbol correctamente sin haber visto uno antes!!!

P. ¿Cuáles son desde su punto de vista las características que definen a un buen investigador? 

R. Las características que definen a un buen investigador son las mismas características que definen a cualquier buen profesional ya sea agricultor, médico, abogado, ganadero, repartidor, etc. Cualidades como la constancia, la ilusión, el sacrificio, el afán de superación son comunes a cualquier buen profesional en cualquier actividad.

P. ¿Qué consejo daría a los que ahora inician su carrera científica?

R. Quizá les sugeriría que no se dejen influir por las apariencias. La carrera científica, como cualquier actividad de la vida, se ha visto afectada tanto por la crisis económica como por la crisis que conlleva construir una sociedad sin valores. Ésta no es la primera crisis ni será la última y las crisis siempre afectan y perjudican a todos de una manera u otra. Estoy convencido que los jóvenes que son trabajadores y responsables lograrán abrirse camino sin ningún problema, como ha sido siempre. Sin embargo, lamentablemente, la mayoría de los jóvenes actuales no se distinguen por ser trabajadores, ya que el sistema educativo no prima como debería ni el talento, ni el esfuerzo, ni el sacrificio.

P. ¿Cuál ha sido su mayor sorpresa en el área de investigación en que trabaja? 

R. Diría que descubrimientos recientes han permitido cambiar la forma en que se aborda la leucemia infantil, desde el diagnóstico y el tratamiento hasta la prevención. Me siento muy orgulloso de que nuestro grupo de investigación haya catalizado dicho cambio que ha iniciado una revolución científica en el campo y que, posiblemente, una visión similar se aplicará para entender otros tipos de cáncer.