Acércate a...

Entrevista a Dolores González-Pacanowska

P.- ¿Cuándo surgió su vocación científica? ¿Le influyó alguien de forma especial? 

R.- Desde mis tiempos de colegio siempre me resultaron interesantes las ciencias y nuestros profesores supieron hacerlas divertidas. Nuestra mesa de la naturaleza de la clase en primaria siempre estaba repleta de hallazgos de las excursiones y visitas a los parques. Más tarde tuve la oportunidad de encontrarme con el laboratorio durante la carrera como alumna interna en el Departamento de Bioquímica, lo que me permitió acercarme al mundo de la investigación teniendo entonces claro que me gustaría dedicarme a esta profesión. Utilizar la imaginación, la búsqueda de nuevos proyectos y el planteamiento de interrogantes a los que dar contestación es sin duda uno de los aspectos más apasionantes de nuestra actividad. Tras terminar mi Tesis Doctoral fue decisivo ir a trabajar a Estados Unidos. Tuvimos la oportunidad de visitar el Departamento de Bioquímica y Biofísica de la Universidad de California en San Francisco (UCSF). Quizás en ese momento me influyó de forma pronunciada Daniel Santi, mi supervisor de Estados Unidos de quien aprendimos una nueva aproximación a la investigación y el atractivo de la investigación aplicada.

P.- ¿Cuáles son desde su punto de vista las características que definen a un buen investigador? ¿Qué consejos daría a los que ahora inician su carrera científica?

R.- Creo que un buen investigador es al que le apasiona su trabajo y se dedica a él de forma constante sin desfallecer. La creatividad y la rigurosidad son dos aspectos fundamentales que permiten estar en constante evolución y desarrollar un trabajo de calidad. A los que ahora empiezan la carrera científica les aconsejaría que sean productivos, imaginativos, emprendedores y que se diviertan. También es importante saber elegir tu tema de investigación, saber ejecutar los pasos necesarios para responder a un reto y saber orientar tu carrera científica.

P.- ¿Podría describirnos brevemente en qué consiste su línea de investigación actual y cuál es su trascendencia? ¿Cómo ve el futuro de este área científica?

R.- Actualmente estamos estudiando el mantenimiento de la homeostasis de nucleótidos y el control de la presencia de nucleótidos no canónicos estableciendo el papel de las NT pirofosfatasas en este proceso. También estamos especialmente interesados en el metabolismo del uracilo y cómo se modula su presencia en el DNA. El control de la presencia del uracilo en el DNA así como el papel de las NTP pirofosfatasas en el control de la integridad genética tienen importantes implicaciones en procesos como la infección viral, el desarrollo, el cáncer y la mutagénesis.

Por otra parte, en el laboratorio desarrollamos una actividad aplicada destinada a la identificación de peculiaridades metabólicas de parásitos responsable de enfermedades olvidadas. Un área de especial interés para la intervención farmacológica es el metabolismo de nucleótidos. Así, participamos en proyectos de investigación multidisciplinares destinados a la explotación de nuevas dianas terapéuticas y a la identificación de nuevos fármacos para el tratamiento de la enfermedad del sueño, la leishmaniasis, la enfermedad de Chagas y la malaria. Del estudio de aspectos básicos del parásito han emergido proyectos de carácter aplicado así como conceptos extrapolables a otros organismos como ha sido la identificación de la familia de las nucleótido hidrolasas todo-α descritas por primera vez en parásitos protozoos y posteriormente identificada en múltiples organismos de la escala filogenética.