Acércate a...

Entrevista a Arturo Muga

P.- ¿Cuándo surgió su vocación científica?

R.- La posibilidad de dedicarme la investigación surgió durante mi estancia postdoctoral. Bastante antes, en el segundo curso de la licenciatura en Ciencias Biológicas, comenzó mi entrenamiento en el laboratorio. Creo que este entrenamiento fue decisivo para plantearme mi interés por la investigación.

P.- ¿Cuáles son desde su punto de vista las características que definen a un buen investigador?

R.- Ilusión por entender el sistema con el trabaja y los que le rodean en su entorno profesional, curiosidad, imaginación, capacidad para desarrollar ideas propias y de trabajar en equipo.

P.- ¿Podría describirnos brevemente cúal es su línea de investigación actual?

R.- La línea de trabajo de nuestro grupo de investigación intenta entender los mecanismos que permiten a las chaperonas impedir la agregación proteica, modular la conformación y actividad de sustratos proteicos nativos, y reactivar agregados proteicos. Para ello es necesario caracterizar las asociaciones funcionales de chaperonas de distintas familias. Además estamos interesados en el papel de las chaperonas de histonas en la regulación del estado de condensación de la cromatina.

P.- ¿Cómo ve el futuro de esta área científica?

R.- Con muchas posibilidades en un plazo de tiempo relativamente corto. Su posible aplicación en el campo de las patologías conformacionales impulsará su desarrollo.

P.- ¿Cuál consideraría que ha sido el principal avance del siglo XX? ¿Cuál es el avance científico que más le ha impresionado? ¿Cuál ha sido su mayor sorpresa en el área de investigación en que trabaja?

R.- Creo que la estructura del ADN. Es un ejemplo de la necesidad de integrar resultados diversos para obtener un modelo e interpretación fiables. También demuestra cómo podemos predecir propiedades funcionales de un modelo estructural.

P.- ¿Cuál es su opinión sobre cómo está articulada la carrera científica en España?

R.- La carrera científica se ha entendido como una carrera funcionarial, relativamente rígida. En los últimos años han surgido nuevas figuras para el personal investigador que sin ser permanentes, tienen la suficiente estabilidad como para realizar, en mi opinión, una labor investigadora digna que pueda ser revisada periódicamente. Creo que es necesario que figuras de este tipo aseguren la continuidad y la renovación generacional en nuestros centros.