Acércate a...

Entrevista a Arantxa Tabernero

P.- ¿Cuándo surgió su vocación científica? ¿Le influyó alguien de forma especial?

R.- Creo que siempre he querido investigar, probablemente porque todos somos investigadores en nuestra infancia. El contexto en el que crecí fue fundamental, recuerdo que siendo niña visité el laboratorio de química analítica donde mi madre realizaba sus Tesis Doctoral y quedé fascinada por el ambiente de trabajo, los frascos de colores en las estanterías, los aparatos… Más tarde, los profesores de Biología, Química y Física de lo que entonces era BUP y COU supieron contagiar su pasión por las ciencias y reafirmaron mi ilusión por dedicarme a la investigación.

P.- ¿Cuáles son desde su punto de vista las características que definen a un buen investigador?

R.- Considero fundamentales la inteligencia, la curiosidad, la imaginación, la capacidad de observación, de trabajo, de trabajo en equipo y la perseverancia. Muy importante para sobrellevar el día a día es la tolerancia al fracaso, la capacidad de comunicación y la capacidad crítica y autocrítica. Finalmente, si esto se acompaña de unas buenas dosis de optimismo y humildad, mejor que mejor. 

P.- ¿Podría resumirnos brevemente su trayectoria profesional?

R.- Estudié Farmacia en la Facultad de Farmacia de la Universidad de Salamanca. La calidad del profesorado, un plan de estudios sencillo pero sólido y un buen nivel de clases prácticas resultó ser una formación excelente para mi futuro profesional. El último curso lo compaginé con la realización de la Tesina en el grupo de José Juan García Marín. Mi primer contacto con la investigación no pudo ser mejor. A continuación, realicé mi Tesis Doctoral bajo la dirección de José Mª Medina Jiménez, el que desde entonces considero mi Maestro. Tener un buen Maestro, como es mi caso, es un privilegio por el que me considero muy afortunada. Mi etapa postdoctoral transcurrió en el University College de Londres, en el grupo de dos excelentes investigadores de las células gliales, Rhona Mirsky y Kristjan Jessen. Esta fue una etapa fundamental en mi vida que recomiendo a todo investigador. Además, he realizado varias estancias en el laboratorio de Christian Giaume en el College de France de Paris, es un experto en comunicación intercelular, un excelente científico y mejor persona. Con este laboratorio mantenemos una colaboración muy activa e imprescindible para el desarrollo de nuestra línea de investigación actual. Después de diferentes contratos postdoctorales me reincorporé al Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Salamanca donde soy Profesora en la Facultad de Biología y realizo mi investigación en el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL).

P.- ¿Podría describirnos brevemente en qué consiste su línea de investigación actual y cuál es su trascendencia?

R.- La comunicación intercelular a través de las uniones comunicantes o «gap junctions» está alterada en un gran número de patologías del Sistema Nervioso Central. Este es el caso de los gliomas, los tumores cerebrales más frecuentes y algunas enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson. Nuestro objetivo es estudiar el mecanismo molecular por el que la conexina43, la proteína que forma estas uniones, controla diferentes procesos celulares. Esperamos que el avance en el estudio de este mecanismo nos permita plantear nuevas dianas para la terapia de estas importantes enfermedades. 

P.- ¿Cuál es el avance científico que más le ha impresionado?

R.- Me gustaría aprovechar este espacio para rendir un pequeñísimo homenaje a la muy grande y recientemente fallecida Rita Levi-Montalcini por el descubrimiento de los factores de crecimiento, piezas claves para entender cómo se comunican las células en etapas tan importantes para un individuo como es su desarrollo.

Otro de los que descubrimientos que siempre me ha impresionado es el de la penicilina. Cómo desde la observación de unas placas de cultivo, accidentalmente contaminadas, se puede conseguir un avance tan impresionante en el tratamiento de enfermedades. 

P.- ¿Qué camino queda por recorrer en Ciencia e Innovación en nuestro país?

R.- Nos queda mucho camino por recorrer, ciencia e innovación es sinónimo de no parar. Se está haciendo muy buena ciencia en el país y para continuar es fundamental algo que los ciudadanos venimos demandando desde hace mucho, un pacto de estado por la educación y la ciencia. Las consecuencias de los recortes presupuestarios en ciencia y educación son irreparables. La pérdida de jóvenes investigadores no tiene solución ni para ellos, que ven frustradas su expectativas, ni para el conjunto del sistema científico español, que pierde una pieza imprescindible, y lo que es más importante se pone en riesgo el progreso y desarrollo del país.