Acércate a...

Entrevista a Angel Carracedo

P.- ¿Cuándo surgió su vocación científica? ¿Le influyó alguien de forma especial?

R.- De joven ya me apasionaba la Genética, pero en la carrera de Medicina no tuve la oportunidad de ver apenas nada de Genética (un desastre que aun sigue siendo ocurriendo en la mayoría de la Facultades de Medicina españolas) . Gracias a una serie de personas y en especial al Profesor Concheiro (un gran patólogo forense) pude retomar mi ilusión y cumplir mi sueño.  

P.- ¿Recibió de joven algún consejo al cual siga siendo fiel?

R.- Un consejo de mi abuela que en un libro escribió: Mira la estrella y trata de alcanzarla: no importa la distancia.

P.- ¿Podría resumirnos brevemente su trayectoria profesional? ¿La repetiría en su totalidad?

R.- Hice Medicina en Santiago y con una beca de FPI y una ayuda de la Fundación Barrié me fui a Upsala donde me formé en Genética clínica y en técnicas de separación bioquímica. A mi vuelta me incorporé al Instituto de Medicina Legal de Santiago, que dirijo en la actualidad, para desarrollar el área de Genética forense. La producción científica del grupo que pronto se situó entre las más altas del mundo en el área atrajo al Instituto casos judiciales importantes de varios países lo que le dio mucha resonancia. Posteriormente contribuí a organizar la Genética clínica en Galicia lo que culminó con la creación de la Fundación Pública Gallega de Medicina Genómica y de investigar en genética forense y de poblaciones pasamos a trabajar en Genética aplicada a la clínica. Actualmente trabajamos en el estudio del componente genético de enfermedades complejas, particularmente enfermedades neuropsiquiátricas y cáncer y en farmacogenética. Trabajo mucho en organismos reguladores (EMEA, organismos reguladores forenses de ADN) porque  me parece muy importante una traslación adecuada de la investigación a la clínica.

P.- ¿Cuáles son desde su punto de vista las características que definen a un buen investigador? ¿Qué consejo daría a los que ahora inician su carrera científica?

R.- Una buena base y creatividad pero sobre todo trabajo y constancia. Les diría la frase que me dijo a mí mi abuela, que tengan una ilusión y que luchen por ella. 

P.- ¿Podría describirnos brevemente en qué consiste su línea de investigación actual y cuál es su trascendencia? ¿Cómo ve el futuro de este área científica?

R.- Siempre fui muy disperso y trabajo en muchas líneas aplicadas de la genética, desde genética de poblaciones, forense, enfermedades mendelianas y ahora el componente genético de la enfermedad compleja, pero tengo la suerte de tener un grupo maravilloso de excelentes profesionales y mejores personas que, a pesar del trabajo de rutina que tienen (somos un grupo muy aplicado) sacan siempre tiempo para la investigación. En Genética forense el gran reto es la estadística e interpretación, particularmente de mezclas a partir de muy poca cantidad de ADN. En Genética de enfermedades mendelianas el conocimiento del significado funcional de la variación y el desarrollo del Human Variome Project. Pero la gran revolución en Medicina vendrá de la mano del conocimiento del componente genético de la enfermedad común y de la farmacogenómica.

P.- ¿Cuál es su opinión sobre cómo está articulada la carrera científica en España? ¿Qué camino queda por recorrer en Ciencia e Innovación en nuestro país?

R.- Queda un camino largo por recorrer. Se ha mejorado mucho en los últimos años y una carrera investigadora es ahora posible pero todavía la inversión en investigación en España está lejos de los países más avanzados y hay que cambiar bastantes cosas. Pero el consejo a la gente joven es que a pesar de las dificultades merece la pena y que hoy en todo caso hacer carrera investigadora es más posible que antes, pero siempre será una profesión muy vocacional y que requiere mucho esfuerzo y sacrificio.