Acércate a...

Entrevista a Andrés Aguilera

P.- ¿Cuándo surgió su vocación científica?

R.- Hasta ya acabada la tesis doctoral, bien entrado en mi primer postdoctoral, no me convencí de que me dedicaría a la investigación. Es quizás lo que tardé en encontrar un tema que realmente me motivara intelectualmente y en comprobar el enorme potencial de las nuevas herramientas genéticas que se abrían paso a partir de los 80. Hasta entonces estaba aprendiendo, probando y adquiriendo experiencia, pero no tenía claro a lo que me iba a dedicar; no puedo decir que tuviese una vocación temprana. 

P.- ¿Podría resumirnos brevemente su trayectoria profesional?

R.- Tras hacer la tesis en la Universidad de Sevilla, realicé un postdoctoral en Alemania sobre Genética Molecular. Me sirvió para interesarme por la recombinación del DNA y la ingeniería genética. A los 2 años y medio me fui a Nueva York, donde estuve 4 años trabajando en recombinación del DNA. Tras casi 7 años fuera del país, a finales de 1990 inicié mi grupo de investigación sobre inestabilidad genética con una plaza sacada por oposición en la Universidad de Sevilla, después de haber declinado una posición de Assistant Professor en el Albert Einstein College of Medicine en New York. Desde 2006 investigo en CABIMER y sigo con mi actividad docente en Genética. 

P.- ¿Cuáles son desde su punto de vista las características que definen a un buen investigador?

R.- Rigor, intuición, arrojo y huida de los dogmas.

P.- ¿Qué consejo daría a los que ahora inician su carrera científica?

R.- Dedicarse a un tema de investigación que realmente le motive y que le haga plantearse preguntas interesantes y buscar respuestas. Y estar preparado para dedicarle mucho tiempo. 

P.- ¿Podría describirnos brevemente en qué consiste su línea de investigación actual y cuál es su trascendencia?

R.- Intentamos entender la base molecular de la inestabilidad genética, en particular la inestabilidad mediada por recombinación como vía de reparación de roturas cromosómicas, y la interfaz transcripción-transporte de RNA, por su impacto en el mantenimiento de la integridad de los genomas. Una gran parte de nuestra investigación la dedicamos a la inestabilidad ligada a transcripción. Hemos visto que el RNA naciente juega un papel importante en la misma y tratamos de definir los factores y mecanismos que gobiernan fenómenos de inestabilidad mediados por RNA. Otra parte la dedicamos a entender los mecanismos de acción de factores implicados en transcripción, procesamiento del RNA y su transporte al citoplasma como son THO, Sub2/UAP56, Yra1/ALY o THSC/TREX-2 tanto en levaduras como en células humanas, por su papel clave en estabilidad genómica. La trascendencia de esta investigación radica en que la inestabilidad genética define una patología celular frecuentemente asociada a células tumorales y enfermedades genéticas raras con alta incidencia de cáncer y/o envejecimiento prematuro. 

P.- ¿Cómo ve el futuro de esta área científica?

R.- El impacto de esta área en los ámbitos de la Biología Fundamental, la Biotecnología y la Biomedicina, así como la gran cantidad de preguntas aún sin responder sobre mecanismos conservados en todos los eucariotas que son fundamentales para la proliferación celular y desarrollo, le auguran un largo y prolífico futuro.