El cambio de siglo ha coincidido con una creciente concienciación de las instituciones políticas y científicas acerca de un hecho constatado en todas las sociedades occidentales: la escasa presencia de mujeres en puestos de responsabilidad y toma de decisiones en la ciencia.

El primer toque de atención se produjo con la publicación de un Informe del MIT en EEUU en 1999, seguido del Informe ETAN de la Comisión Europea en 2000, en los que se proporcionaban datos y se analizaba con criterios científicos la baja representación de las mujeres en el mundo académico, las posibles y sutiles causas de exclusión y las posibles medidas de carácter político que podían corregir y prevenir el problema.

Al tiempo alertaban de que esa situación suponía, no sólo una injusticia, sino también un gran despilfarro de talento, que nuestras sociedades no podían permitirse. Desde entonces se han movilizado gobiernos y organizaciones científicas internacionales.

En nuestro campo, EMBO y FEBS se han ocupado ya del problema. La SEBBM inicia ahora este Grupo de Trabajo con el ánimo de informar, facilitar el debate y promover actividades que conduzcan a la plena integración de las mujeres en la investigación y la vida académica.

Socios Protectores