Adaptaciones de la cadena respiratoria contribuyen a la defensa antibacteriana en macrófagos